19.8.17

Reseña: La profecía del cuervo de Maggie Stiefvater.



Matarás a tu amor verdadero.

Blue no sabe cuántas veces le han dicho esto. 
Pero, como no cree en el amor verdadero, nunca lo ha considerado un problema.

Todo empieza a cambiar la noche de San Marcos. 
Blue, la única en su familia que no tiene facultades adivinatorias, acompaña a su tia al viejo cementerio para ver desfilar a los espíritus de los que morirán en los próximos doce meses, y ve a uno de esos espíritus: un chico vestido con el inconfundible uniforme de la academia Aglionby, un jerse con un cuervo bordado.

Eso solo puede significar dos cosas:
o es su amor verdadero, o va a matarlo.
_________________________________________________________________________________

  • Título original: The raven boys.
  • Autora: Maggie Stuefvater.
  • Saga: The raven cycle I. (Los chicos del cuervo I)
  • Editorial: SM
  • Nº de páginas: 419
  • Nota: 5 de 5.
_________________________________________________________________________________


  Blue, a diferencia de sus familiares, no puedo oír ni ver los espíritus del más allá, pero todo eso cambia cuando la noche de San Marcos, mientras espera a que su madre y su tía anoten los nombres de todos aquellos que morirán durante el próximo año, ve a un chico. No un chico cualquiera, un chico de Aglionby, un chico del cuervo. ¿Por qué a podido ver a ese chico si ella no tiene el don de ver espíritus? Fácil: ella lo matará o será su amor verdadero. Tras esto, se verá inmersa en una lucha contra poderes más grandes que ella al lado de cuatro chicos cada cual más sexy que el anterior, en busca de despertar al gran Dios Cuervo y así recibir su favor.

  Con esta maravillosa escena empieza uno de los mejores libros que he leído en lo que va de año, y es que Maggie lo ha vuelto a conseguir. Tras enamorarme con su primera trilogía, Los lobos de Mercyfall, nos trae esta sorprendente saga que se sale de manera original del típico triángulo amoroso entre chicos malos y niña buena. Esta historia mezcla lo paranormal con la fantasía mediante una magia que no podrías clasificar únicamente como del más allá pero tampoco como la típica magia de hadas y duendes. 

"Aunque todavía no había abierto la boca, se notaba que tenía una personalidad tóxica. En opinión de Blue, lo peor era que, de algún modo, su actitud antagónica empujaba a desear su complicidad, a ganarte su aprobación."

  Es un libro que tiene de todo, y lo que más me ha maravillado de la historia es que, pese a tener características de una novela cliché, no lo ha sido en absoluto. Los chicos del cuervo son chicos de la academia Aglionby: niños de papá asquerosamente ricos y consentidos. Esto podría dar lugar al personaje tipo de chico malote que se autodestruye y que se las hace pasar jodidas (con perdón) a la protagonista, pero no ha sido así, porque aunque los cuatro personajes masculinos tengan pinceladas de toxicidad, están tan pero tan bien moldeados que cada uno tiene una personalidad fuerte e independiente y que, gracias a dios, no son tóxicos en el sentido de "Soy malo porque la vida es muy dura sin motivo". Basicamente se podría decir que es un libro con conflictos personales y no con personajes conflictivos, nada de romantizar cosas que no se deben.

  Empecé a leerlo sin tener muy claro de que iba a tratar, y me sorprendió mucho encontrarme con una ambientación actual de lo más normal. Puede que penséis que, al tener esos toques de fantasía, habrá una especia de tercera dimensión o de mundo alternativo lleno de fantasmas como yo esperaba encontrar, pero qué va. Son personajes reales en el mundo real con experiencias "reales" paranormales, y punto. Lo típico de cuarto milenio: Lineas ley, rituales, adivinación, cacofonias...

  Lo mejor del libro sin duda es la amplia gama de personajes que tiene y que, pese a poder parecerse entre ellos en un principio, tienen un volumen y una profundidad especial. En esta primera parte nos encontramos con cuatro personajes masculinos principales y uno femenino. Entre ellos me gustaría destacar a Ronan porque ohdiosmio nunca he tenido un crush tan grande con un personaje masculino, y tambien a Gansey porque de verdad de verdad que, aunque no sea Ronan, está casi a la altura siendo un perfecto caballero.

" -¿Qué eres? - Siseó Cala.La sonrisa de Ronan le heló la sangre a Blue. Tras ella se abría el vacío." 
  La pluma de Maggie es maravillosa, no es una pluma poética, pero es tan adictiva y sencilla a la ve que hace que te leas el libro de una sentada. Describe algunas imágenes de manera tan precisa que eres capaz de imaginar que estás ahí dentro, bajo la lluvia, como en una película, y consigue que te enamores de los chicos del cuervo sin remedio.

  La trama de la historia me ha parecido muy interesante porque sinceramente nunca había leído un libro paranormal, soy demasiado miedosa, pero este libro no lo trata desde ese punto de vista. Tiene detalles muy curiosos, y más si piensas que son detalles que muchas personajes creen que son reales, y que al fin y al cabo puedes tomar o no. También ha tenido frases muy graciosas, sobre todo con tonos irónicos muy buenos, y alguna que otra parte muy muy triste, porque este libro cuenta con muchos giros que no esperarás en absoluto, aunque creas que sabes por donde van las cosas.

  También algo a favor del libro como primera parte de una saga es que hay eslabones de la historia un poco desdibujados, lo que sólo hace que quieras leer más y más, y llegar al próximo capítulo y llegar al próximo libro, como el hecho de que desde el principio de todos sabes que, en teoría, Blue matará a su amor verdadero y Gansey ha sido visto junto al resto de futuros muertos en la noche de San Marcos, y esto hace que cuanto más cariño le coges a los personajes más ganas te entren de gritar como una fangirl loca.

"Gansey dice que los recuerdos son como los sueños: sabes que te plantaste desnudo en mitad de la clase, pero has olvidado por qué."

  El final me ha dejado con muchas ganas del siguiente libro, y creo que no hay mejor manera de terminar una entrega de una saga que creando ese sentimiento, así que sin duda ha sido un buen final.

  En conclusión, La profecía del cuervo ha sido un libro que he devorado, disfrutado y por el cual me he vuelto un poco loca, lleno de giros que te sorprenderán. Los personajes te obsesionarán y, como yo, estarás esperando que llegue algo de dinero a tu bolsillo para comprar la siguiente parte.


5/5